martes, 6 de abril de 2010

SI LO QUE QUIERES ES LLENAR EL SACO, ES UNA BUENA IDEA IR AL RINCÓN DE BACO


Apurando los últimos días de vacaciones, decidimos pegarnos un buen homenaje, para ello nos decidimos por hacer una visita intencionada al Rincón de Baco, ¿Cómo descubrimos el lugar?, pues por insistencia, desde hace algunos meses nos llega al correo un enlace al blog que mantiene el citado restaurante, donde se muestran las delicias que sirven...pueden ver el mismo en este enlace:

http://rincondebaco.blogspot.com

Lo cierto es que es de esos sitios a los que cuesta iniciarse, sobre todo para mentes poco expuestas a la comida moderna o de fusión, es difícil reconocer que tiene que ver una seta con una fresa o una calabaza con ternera...

Inicialmente tuvimos suerte, o no, ya que es difícil esbozar algunos detalles de un local cuando hay pocos comensales, rapidez en el servicio, comodidad, temperaturas, etc., pero por otra parte, puedes disfrutar al máximo de la tranquilidad y exquisitez en la atención.

El local se encuentra en un lugar privilegiado, pasada la Cuesta del Reventón en Santa Brígida, en el paseo hasta el restaurante se puede observar la más nutrida y variopinta mezcla de arquitecturas, todas ellas resumidas en incontables fincas, chalets y viviendas de indudable y en algunos casos cuestionable belleza, seguramente se podría realizar un extenso programa de "¿Quién vive ahí?.

Eso si, debes ir atento, ya que el restaurante no dispone de sobredimensionados anuncios de neón tipo Las Vegas, ni banderas a todo trapo, se encuentra en la planta baja de una edificación discreta, con un sencillo letrero "EL RINCÓN DE BACO".

Una vez en el interior, el ambiente es agradable, sin grandes pretensiones, decoración con tendencia rústico/moderno, de espacio no muy amplio, pero perfectamente distribuido, sin aglomeración de mesas ni comensales.

Bueno, a lo que importa...



Ciertamente la carta es variopinta en cuanto a la cantidad de productos que presenta, pero no menos original es la forma en la que los ordenan...la verdad es que puedes sentirte un poco como un conejillo de indias, con el que están experimentando diversas pócimas culinarias.




Poco a poco, conforme vamos visitando nuevos sitios, advertimos que existen pequeños detalles que ensalzan o desvirtúan las cualidades de un restaurante, son pequeñas situaciones como la posibilidad de pedir sólo una copa de vino, de un buen vino, o que te acompañen un café con su correspondiente cafetera recién hecha, todo un detallazo a nuestro simple entender.





Así mismo, la presentación de los platos, adereza tanto como el mejor de los condimentos, si además, la combinación de sabores produce una eclosión de sensaciones, las posibilidades de entrar en el éxtasis culinario se multiplican.

Se preguntarán a que viene el simposio cursi, pues tiene sentido si les explicamos que no nos es posible trasmitir la experiencia de esta degustación, en ningún sitio(que conozcamos) nos han servido platos similares, ni por la elaboración, ni por la originalidad, por lo que nuestro innato mecanismo de comparación se bloquea.

No podemos decirles que les vaya a gustar, ni siquiera que les parezcan buenas las extrañas combinaciones de productos, lo que si podemos decirles, es que ningún sitio tendrá tantas posibilidades de sorprenderles...

Nuestra nota: Sobresaliente, si me apuran con matrícula.




Me olvidaba que era un comentario gastronómico...¿La comida? recuerdan en Pretty Woman cuando fueron a la ópera...pues para mearse de gusto en las bragas...que digo ¡que la música de la traviata me embriaga!.


Por cierto, últimamente corre el rumor que El Rincón de Baco pude cambiar de ubicación, situándose en algún lugar capitalino...a nuestro entender la situación actual le da un plus de encanto...por lo que les recomendamos que lo visiten no sea que no lo encuentren cuando se decidan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada